Cambiar para volver (fotos macro con Canon 100mm 2.8)

Cambiar para volver (fotos macro con Canon 100mm 2.8)

Abro este post NO con la imagen más artística de los últimos días, pero sí con una de las que más ilusión me hizo capturar (casi tanta como cuando pude retratar a una libélula comiéndose una abeja. Click aquí).

Esta semana se me dio por recuperar la fotografía macro. La tenía excesivamente olvidada. Quizás lo necesitaba después de tantísimo tiempo dedicándole todo mi ídem. Y si creyese en señales, en homenaje a un buen amigo mío, diría que la naturaleza me dio una buena señal y un motivo para que retomase este tipo de fotografías desempolvando mi objetivo macro Canon 100mm 2.8. Seguir leyendo “Cambiar para volver (fotos macro con Canon 100mm 2.8)”

Sesión de fotos en Santiago de Compostela

Sesión de fotos en Santiago de Compostela

En una entrada anterior, dije que estaba preparando una serie de sesiones fotográficas en Santiago, para las cuales aceptaba que cualquier persona que estuviera dispuesta a posar para mí, se pusiese en contacto conmigo. Debo estar agradecida por la respuesta recibida, la cual se irá viendo a lo largo de las próximas semanas, ya que quedar con las personas no siempre es fácil y a veces cuesta organizarlo, pero tenemos ideas muy interesantes que estamos deseando de llevar a cabo.

Mientras, os muestro a continuación algunas de las fotos que le hice a Paula Seguir leyendo “Sesión de fotos en Santiago de Compostela”

¿Cómo escojo las fotos que subo?

¿Cómo escojo las fotos que subo?

Durante el tiempo en el que llevo subiendo fotos a internet he pasado por distintas fases a la hora de escoger esas que decido subir a la red. Tendría que pararme a pensar mucho  para enumerarlas, pero digamos que es distinto cuando estás empezando, a cuando ya tienes tu “marca personal” y tienes claro el estilo de fotos que te definen.

En su día, cuando descubría un/a nuevo/a fotógrafo/a que me fascinaba, me ponía en contacto con él/ella diciendo lo mucho que admiraba su trabajo, y le pedía Seguir leyendo “¿Cómo escojo las fotos que subo?”

Estoy contigo.

Estoy contigo.

Dos palabras. Una frase. “Estoy contigo”. Acompañada de una sonrisa. La que le dedico a esas mujeres valientes y no tan valientes. Las que sufrieron, sufren y sufrirán por el hecho de ser mujer.

Que hemos avanzado en los últimos años es una obviedad. Pero que queda mucho camino por delante es otra mucho más grande. Así que únicamente me apetece acordarme y dedicarle mi sonrisa a todas esas mujeres que sufren la violencia machista. La de ese hombre que cree que puede hacer con ella lo que quiera porque es de su propiedad y la castiga de diversos modos por pecados que no ha cometido.

A esas mujeres que sufren acoso laboral y sexual.

A ti, que tienes que escuchar a diario comentarios de hombres que sólo ven a la mujer como algo físico. No estoy en contra de los piropos (sí de los que los gritan por la calle). Me refiero a esos que se enorgullecen hablando de lo buena que estaba fulanita con 10 años menos, y que vaya lástima que haya pasado el tiempo por ella. A esos que sólo ven en la mujer una cifra… La de su edad: ¡Basta!

A esas que han tenido que soportar que a algunos hombres no les guste una mujer con carácter. Esos que prefieren que nos dediquemos a ver, oir y callar. No somos princesas… y mucho menos muñecas.

A esas que sufren que otras mujeres las vean como enemigas. Aquellas que sienten envidia o sacan las uñas cuando su novio te mira. O las que te hacen la cruz en el momento en el que puedes sentir algo especial por su pareja. Yo, ante una situación así, no puedo más que alabar el gusto. Imposible que sólo a mí me guste alguien tan maravilloso, no? Porque eso debe ser nuestra pareja. Alguien maravilloso. Y alguien maravilloso no pega, no insulta, no pone mala cara ante tu libertad como persona… NO MATA.

¿Cuántas veces necesitaste una sonrisa? Unas palabras de apoyo. Un abrazo.

Hoy es 8 de marzo. Día internacional de la mujer. No me felicites. Levántate y lucha conmigo.