Mi experiencia con el álbum digital de Saal Digital

 

Hace tiempo que tenía ganas de comprar un nuevo álbum digital para, como ya hice anteriormente, guardar físicamente mis fotos favoritas de los últimos meses. Pero, en mi caso, siempre lo voy dejando y lo voy dejando y es de esas cosas que pasan a un tercer o cuarto plano. La ocasión ideal para hacerlo se presentó hace poco más de una semana en Instagram cuando vi un anuncio de Saal Digital en el que animaban a la gente a rellenar un formulario para poder llevarse un cupón de 40€ de descuento para probar sus álbumes digitales. Me lancé a rellenarlo porque no tenía nada que perder, y cuál fue mi sorpresa cuando recibí el email de confirmación de que había sido seleccionada para recibir mi descuento con el que podría crear un álbum gratis o, en caso de hacer uno que costase más de 40€, pagar la diferencia. A cambio, debía hacer una crítica real y sincera sobre él en mis redes (en mi caso este blog e instagram).

Me dispuse a ello el mismo día en que lo recibí. Obviamente, el primer paso es descargar el programa de elaboración del mismo, algo que me daba bastante pereza porque mi experiencia con otras marcas es que el programa tarda bastante en estar listo para usar. Pero debo decir que el de Saal Digital se me descargó casi sin darme cuenta. En menos de 3 minutos ya estaba preparando mi álbum.

A la hora de ponerte a ello, más ventajas: es súper intuitivo y rápido de aprender a usar. Lo primero que haces es escoger el tipo de papel (brillo o mate), si quieres portada acolchada o no acolchada, el número de páginas y esas cositas… Yo me decanté por el mate sin ningún tipo de duda (odio a muerte el brillo para las fotos), portada acolchada y el número de páginas el mínimo ya que al ser una prueba no quería arriesgarme a sobrepasarme porque estaba bastante contenta con la marca anterior y en caso de no quedar satisfecha con Saal Digital, volvería a ella.

Debo reconocer que no soy de usar plantillas. Me gusta que las fotos en los álbumes que creo tengan el mayor espacio posible, así que evito por completo meter más de 1 foto en una página a no ser que no me quede más remedio. Por lo que no puedo opinar sobre las plantillas disponibles porque ya no perdí el tiempo en mirarlas. Fui al grano y metí las fotos en el tamaño casi más grande que podía meterlas y al poco rato ya estaba enviando mi álbum para poder tenerlo cuanto antes en mis manos. También tardó poco en enviarse y tardé poco en recibir la confirmación de que había sido entregado correctamente.

Una vez enviado (lunes a las 12:15), al día siguiente, en menos de 24 horas (martes a las 11:30), ya me estaban avisando de que el álbum acababa de tomar rumbo a mi casa. Como prometí ser sincera, me da la sensación de que si no añado algo negativo, parecerá que estoy haciendo la pelota a quien me acaba de enviar un álbum gratis, así que añadiré un pequeño (minúsculo) inconveniente en este momento. Eché de menos que en el propio email mencionasen el plazo estimado de entrega. Tuve que entrar en la página para consultarlo. Y no lo encontraba, pero me ayudaron rápidamente mediante un chat. El plazo de entrega estaba estimado en 3-4 días laborables. Y, efectivamente, el lunes siguiente (o sea, ayer) ya estaba en mi manos.

Al principio, al abrirlo, me pareció “muy poca cosa”, para que nos entendamos. Vaya… Que me lo esperaba quizás más grande y más ancho además de un acolchado más “pronunciado”. Algo que no es culpa de ellos sino de las falsas espectativas que me creé. Lo cierto es que no me había fijado en las medidas que ponía en el programa al crearlo y, a mayores, no esperaba páginas tan finas (estoy acostumbrada a páginas súper gruesas en este tipo de álbumes). El caso es que una vez lo revisé y me puse a ver las fotos una a una, se me olvidó por completo lo del tamaño. La calidad es increíble, y la alegría del resultado hizo que hasta prefiera este tipo de hojas. Más elegantes, más finas, lo que creo que hacen que luzcan mejor las fotos. Otro punto negativo, es que en una de las hojas viene un pequeño desperfecto que muestro en una de las fotos que están encima de este post (un detalle minúsculo que tuve que captar con el objetivo macro, pero por señalar alguna otra cosa negativa y sonar creíble). Además, añadí apropósito una foto que ocupase más de la mitad de la página (también la tienes arriba. La de la vía del tren) para comprobar si ésta se vería dañada al abrir el álbum y debo decir que también en este aspecto, la calidad y el cuidado es impecable y no decepciona.

En resumen, estoy súper feliz con mi álbum gratuito. Agradezco a Saal Digital que confíen en personas como yo y no sólo en quien tengan miles de seguidores. Estaba contenta con la marca con la que hacía mis anteriores álbumes, pero sin duda Saal Digital les supera (ya no sólo en calidad sino también en precio) y repetiré con ellos.

Anuncios

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s